Category

Tu Planeta

Cuando tus hijos quieren una mascota

By Niños, Nuestras Voces, Tu Planeta, Vida y salud

Cuando tus hijos quieren una mascota, pero tú no sabes si complacerlos.

Tarde o temprano en algún momento de nuestra vida como padres, escucharemos “¡Mamá/Papá quiero una mascota!”. Ante la temida frase, muchos se paralizarán de solo pensar la cantidad de nuevas tareas que un animalito va a sumarle a su día. Sin embargo, antes de responder con un rotundo NO, deberías considerar que está comprobado que tener una mascota en casa, trae numerosos beneficios para la familia y sobre todo para los niños.

Es muy lógico pensar que, si a tu hij@ todavía le cuesta cumplir con sus obligaciones básicas: arreglar su habitación o hacer sus deberes a tiempo, una mascota no hará si no sumarles problemas, pero si lo es desde otra perspectiva, también puede enseñarle a ser más responsable.

No importa qué tipo de animal sea, todos necesitan de cierto cuidado, unos más que otro, así que déjales saber a tus hijos que el nuevo miembro, si bien es de toda la familia, es principalmente de ellos. No dejes de supervisarlos, pero tampoco intervengas todo el tiempo: mantenerlos aseados y alimentarlos es ahora su labor.

Si la mascota que quieren es un perro, este les ayudará a mantenerse activos físicamente, los caninos necesitan salir al aire libre a diario, y al correr, también lo harán tus hijos.

Si tú preocupación es que vives en un espacio pequeño, opta por razas chicas o elige otro tipo de animal, tales como: tortugas, gatos o peces. Estas mascotas pequeñas son más independientes y necesitan de menos cuidados.

Hoy en día se ha popularizado la terapia con animales para pacientes que sufren de depresión y de otras dolencias físicas y mentales. Las mascotas, despiertan la ternura en los seres humanos y sus muestras inocentes de cariño estimulan la alegría en nosotros. Por otra parte, estudios señalan que los niños que tienen una mascota en casa, son más sociables, juguetones y confían más en sí mismos que los que no.

Si no querías una mascota, después de todas estas razones, tal vez cambies de opinión y accedas a la petición de tus hijos. Créelo o no, una vez en casa, este ser vivo también se ganará tu corazón.

Finalmente recuerda que hay muchos animalitos sin hogar así que no compres ¡Adopta!

Recicla: Todo lo que se va, regresa

By Resoluciones, Tu Planeta

A menos que hayas estado escondido debajo de una roca y en medio una isla desierta estos últimos años, debes conocer acerca de la gran cantidad de desastres naturales que hemos experimentado recientemente: huracanes, terremotos y tsunamis han azotado a países enteros, muchos de los cuales tardarán un largo rato en recuperarse.

Para los estudiosos del tema, todos estos acontecimientos no son más que un llamado a gritos, de parte de un planeta tierra, que ya no aguanta los abusos que los seres humanos le hemos provocado.

Tal vez apuntarse a una organización ambiental, prescindir del aire acondicionado o volverte vegetariano suenen como medidas radicales para ti; pero si quieres poner tu granito de arena para salvar al mundo, hay una cosa muy sencilla que puedes hacer: ¡RECICLA!

No botes la basura toda junta ya que los procesos de cada elemento que tiramos son muy distintos. Los desechos orgánicos se reintegran a la tierra, pero los plásticos y los derivados del aluminio, por ejemplo, no son biodegradables y por eso deben ponerse aparte para que después de ser procesados, volvamos a utilizarlos. De otra forma, terminarán contaminando nuestro hermoso mar o ayudando al calentamiento global en un terreno baldío.

¿Llevas tu almuerzo al trabajo? En lugar de usar cubiertos de plástico, ¡Pon en tu lonchera los tuyos!

¿Te encanta el café de esa famosa cafetería? Compra un termo que te guste y diles que te lo sirvan allí. Estás ayudando, aunque no lo creas, cada vez que salvas a una taza de cartón.

¿No quieres ponerte más ese sweater que te regalaron la navidad pasada? ¿Por qué no le cortas las mangas y lo intervienes? En internet hay mil tutoriales de DIY que te harán hacer de esa, tu pieza favorita, esa que no querrás botar por ninguna razón.

Hay pasos pequeños que, si los damos juntos, pueden llegan a ser GIGANTES. Involucra a tus niños y siembra en ellos el amor por el ambiente; a final de cuentas es el único planeta que tenemos y la responsabilidad de cuidarlo, nos pertenece a todos los que habitamos en él.

¿Reciclas? Cuéntanos en los comentarios de qué manera colaboras con nuestro mundo.

Te invitamos a visitar nuestra página de Tu Planeta, conoce y aprende.

Ejercitarte mientras trabajas es más fácil de lo que piensas

By Nuestras Voces, Tu Planeta, Vida y salud

Ejercitarte mientras trabajas es más fácil de lo que piensas, no importa a qué te dediques.

Estás demasiado cansad@ para ir al gimnasio después del trabajo. Levantarte más temprano te resulta una odisea. Quieres mejorar tu estado físico, pero no sabes cómo. ¿Qué tal si te ejercitas mientras trabajas? ¡No bromeamos, no es imposible y no tenemos intenciones de ponerte en aprietos!

Todo depende de lo que hagas, pero si eres de quien que pasa horas sentad@ en una oficina tenemos unos tips para ti: contrae tus abdominales y los músculos de los glúteos, mantenlos así por unos segundos, luego relájate. Haz esto durante el día mientras estás en tu silla. Créelo o no tendrás cambios muy pronto.

Los trabajos de oficina te dan más posibilidades de las que crees para ejercitarte. Lo interesarte es que a pesar de tus limitaciones de movilización, puedes darle a tu cuerpo cosas que hacer.

Digamos que tu trabajo implica estar de pie buena parte del tiempo ¡Aprovecha esa ventaja para desplazarte tanto como puedas! Con esos pasos extra, verás los resultados también en poco tiempo.

Otra de las técnicas básicas para no perder la forma a pesar de la rutina, es distribuir tu hora de almuerzo, de manera tal que puedas usar cierto tiempo para caminar. Come con calma, eso seguro, pero en lugar de sentarte 20 minutos a ponerte al día con tus amig@s, hazlo caminando; pueden hablar exactamente de lo mismo mientras le dan la vuelta a la manzana y sin que nadie l@s oiga. Recuerda usar bloqueador solar.

Mantener un diario que contabilice lo que te ejercitas, también puede ayudar. En ocasiones, cosas tontas como elegir el lugar donde tomas el café, digamos uno más distante, o estacionar el auto más lejos, puede marcar una gran diferencia.

Lo importante es estar presente y hacer de tu día un momento consiente. Tu cuerpo está siempre contigo y su bienestar solo depende de los pequeños cambios que hagas en tu rutina.

¡Atrévete a ser mejor!