El look de tu madre sería hoy un hit total: La ropa vintage y de segunda mano, mucho más que un trend de moda.

¿Sabías que detrás de todo el glamour de la industria de la moda, se esconde uno de los peores enemigos de nuestro planeta? Créelo o no, la ropa constituye el segundo elemento más contaminante del mundo, antecedido nada más y nada menos, que por el petróleo.

El 33% de la indumentaria global está hecha de algodón. Lo que no sabes, es que esta planta requiere de mucha agua; para poder fabricar una camisa de este material se requieren 2,700 litros de agua, lo mismo que en promedio consume un ser humano durante 2 años y medio.

Por otro lado, las llamadas colecciones relámpago o “Moda Rápida”, han hecho que la gente compre cada vez más. Recientes estadísticas señalan que la población del planeta adquirió un 60% más piezas de ropa el año pasado que en los 4 años anteriores ¿Lo más grave? Estas piezas fueron usadas la mitad del tiempo que antes.

Solamente en Estados Unidos se desechan cerca de 12.8 millones de toneladas en textiles al año ¿Te imaginas cuál será la cifra a nivel mundial?

La situación como verás es muy preocupante y entre todos debemos hacer un esfuerzo para corregirla, antes de que sea demasiado tarde. Aquí algunos pequeños pasos que puedes dar para contribuir con el cambio:

  • Compra menos, pero mejores piezas: Invierte un poco más en ropa que sea de buena calidad; una mejor tela y acabado permitirá que la uses por más tiempo. En internet hay muchos tutoriales para aprender a hacer combinaciones con accesorios, que te harán lograr looks muy distintos con la misma indumentaria.
  • Visita tiendas de segunda mano: Te quedarás maravillad@ de los tesoros que puedes encontrar, algunos de renombrados diseñadores por menos de la mitad del precio original.
  • Reinventa tus piezas: Tal vez te cansaste de ese vestido o pantalón, pero ¿Qué tal si lo conviertes en una cartera o en un lindo cojín para tu sala? Si las manualidades no son tu fuerte, entonces apoya a diseñadores que usen materiales reciclados como materia prima, hoy en día existen muchos con productos muy originales.
  • Piensa dos veces antes de botar tu ropa, tal vez amigos o miembros de tu familia pueden todavía usarla y así extenderás su vida productiva y contribuirás a reducir los desechos.

¿Qué haces con la ropa que ya no te quieres poner? Queremos saberlo, comparte tu historia en la sección de comentarios.

Leonor Ordoñez

Author Leonor Ordoñez

More posts by Leonor Ordoñez