Cuando tus hijos quieren una mascota, pero tú no sabes si complacerlos.

Tarde o temprano en algún momento de nuestra vida como padres, escucharemos “¡Mamá/Papá quiero una mascota!”. Ante la temida frase, muchos se paralizarán de solo pensar la cantidad de nuevas tareas que un animalito va a sumarle a su día. Sin embargo, antes de responder con un rotundo NO, deberías considerar que está comprobado que tener una mascota en casa, trae numerosos beneficios para la familia y sobre todo para los niños.

Es muy lógico pensar que, si a tu hij@ todavía le cuesta cumplir con sus obligaciones básicas: arreglar su habitación o hacer sus deberes a tiempo, una mascota no hará si no sumarles problemas, pero si lo es desde otra perspectiva, también puede enseñarle a ser más responsable.

No importa qué tipo de animal sea, todos necesitan de cierto cuidado, unos más que otro, así que déjales saber a tus hijos que el nuevo miembro, si bien es de toda la familia, es principalmente de ellos. No dejes de supervisarlos, pero tampoco intervengas todo el tiempo: mantenerlos aseados y alimentarlos es ahora su labor.

Si la mascota que quieren es un perro, este les ayudará a mantenerse activos físicamente, los caninos necesitan salir al aire libre a diario, y al correr, también lo harán tus hijos.

Si tú preocupación es que vives en un espacio pequeño, opta por razas chicas o elige otro tipo de animal, tales como: tortugas, gatos o peces. Estas mascotas pequeñas son más independientes y necesitan de menos cuidados.

Hoy en día se ha popularizado la terapia con animales para pacientes que sufren de depresión y de otras dolencias físicas y mentales. Las mascotas, despiertan la ternura en los seres humanos y sus muestras inocentes de cariño estimulan la alegría en nosotros. Por otra parte, estudios señalan que los niños que tienen una mascota en casa, son más sociables, juguetones y confían más en sí mismos que los que no.

Si no querías una mascota, después de todas estas razones, tal vez cambies de opinión y accedas a la petición de tus hijos. Créelo o no, una vez en casa, este ser vivo también se ganará tu corazón.

Finalmente recuerda que hay muchos animalitos sin hogar así que no compres ¡Adopta!

Leonor Ordoñez

Author Leonor Ordoñez

More posts by Leonor Ordoñez