¿Viajando con tus niños a tu país de origen? Estos tips prácticos harán de tu jornada una mucho más placentera.

Viajar es uno de los mayores placeres de la vida y cuando el viaje incluye reencontrarte con gente que quieres, la experiencia es aún mejor.

Uno de los sueños de la mayoría de los inmigrantes es poder viajar con sus hijos a su país de origen, mostrarles los paisajes donde ellos crecieron y conocer a miembros familiares que, probablemente, no hayan podido abrazar en persona.

Dependiendo de la edad de los hijos, esa experiencia puede ser un poco retadora, los vuelos internacionales pueden durar mucho tiempo y si los niños son muy pequeños el trayecto se puede convertir en una pesadilla. Es por eso que hemos preparado algunos tips, que queremos compartirte para que tu viaje sea uno para el recuerdo y que tanto tú, como tus hijos pasen un tiempo fabuloso.

  • Asegúrate de contar con suficiente entretenimiento para ellos: Juguetes, libros o su película favorita deben estar a la mano. No se trata de que te vuelvas loc@ viajando con mil cosas pero lo esencial debe estar disponible.
  • Ármate de snacks, muchas veces la comida del avión puede ser poco atractiva para los pequeños y como sabes, cuando los chicos tienen hambre la situación puede ponerse difícil.
  • Arma un itinerario. No esperes a llegar para decidir qué hacer, la única forma de sacarle el mejor provecho a los días que tengas es teniendo una idea de los lugares y las personas a quienes quieres visitar. Además puedes ahorrar mucho dinero si reservas entradas, hoteles y transporte con anticipación.
  • ¡Prepáralos! Háblales con tiempo acerca de las características de la locaciones que van a conocer. Los niños se sentirán más seguros si tienen idea de lo que van a encontrarse.
  • Adviérteles acerca de la seguridad, cada país tiene diferentes reglas, algunos de nuestros países de origen pueden tener escenarios menos seguros que los que encontramos cuando nos mudamos, asegúrate que tus niños saben que deben estar siempre supervisados por un adulto conocido y que no deben desaparecerse, ni entablar conversaciones con extraños.
  • Ten un kit de medicinas de emergencia, recuerda que cada lugar tiene bacterias y gérmenes distintos y puede que tus niños se vean afectados por ellos, especialmente los relacionados con la comida.

La idea es que estés totalmente blindad@ para que no tengas que enfrentarte con sorpresas que puedan arruinar tu viaje. Has trabajado mucho para ello y lo ideal es que tanto tu como tu familia, pasen unos días de total felicidad.

Leonor Ordoñez

Author Leonor Ordoñez

More posts by Leonor Ordoñez