Incentiva a tus hijos en su verdadera pasión, una que los encamine a un futuro productivo.

Una de las tareas más difíciles que tenemos como padres es identificar las habilidades de nuestros hijos e incentivarlos a desarrollarlas. En algunos casos, la pasión de uno de nuestros pequeños por una disciplina deportiva o artística específica, por ejemplo, puede facilitarnos la labor, sin embargo, a veces se siente la duda de si no habría sido más saludable haberlos expuesto a diferentes actividades en vez de enfocarse en solo una.

Otros niños son como veletas sin rumbo; aman la pintura un día, al otro día el ballet, al siguiente quieren ser astronautas y para el fin de semana ya están convencidos de que quieren ser veterinarios y rescatar mascotas de la calle.

Independientemente de las inclinaciones que tu hijo presente, existen ciertas enseñanzas que podrían resultarles muy beneficiosas para sus vidas profesionales futuras; cualquiera sea el camino que decidan tomar:

  • Enséñales a manejar el dinero: ábreles una cuenta en el banco a su nombre, o regálales una alcancía. Anímalos a ponerse metas, mostrándole cómo con el dinero que vayan acumulando pueden llegar a comprar algo que deseen. Si empiezan desde chicos, su fondo de pensiones del futuro no será un problema.
  • Ayúdalos a manejar el stress: aunque no lo creas los niños también se estresan, exámenes en el colegio, tensiones familiares o cambios drásticos en el entorno pueden disparar sus alarmas de alerta. Indúcelos a meditar, a practicar técnicas de respiración, a despejar la mente con una buena caminata con el perro o a disfrutar de la contemplación de la naturaleza. Está comprobado que los profesionales que manejan bien las tensiones son más productivos en sus carreras.
  • Impúlsalos a sembrar relaciones interpersonales de calidad: dicen por allí que los mejores amigos son los que se conocen cuando somos niños o adolescentes. Tal vez se muden o cambien de colegio, pero anímalos a mantenerse en contacto con aquellos buenos compañeros que compartan valores e intereses similares a los suyos. El día de mañana alguno de ellos podría formar parte de su círculo de apoyo o hasta de su network profesional.
  • Motívalos a ser ordenados y puntuales: no solo con su cuarto, sino también con sus tareas y en otras actividades. En la vida laboral es muy importante no dejar cabos sueltos cumplir con deadlines, esto puede marcar la diferencia entre un profesional que sobresale y otro que no.

La idea de todo esto es ir creando en ellos una consciencia que los moldee y facilite su ingreso al campo laboral, resulta más duro aprender estos hábitos cuando somos adultos. Recuerda siempre hacerlo de manera adecuada a su edad y de forma divertida. Todo se trata de dejarlos disfrutar de su niñez, pero ir sembrándoles poco a poco, hábitos que los hagan brillar cuando sean grandes.

Conoce nuestra programación para Niños y visítanos en Vida y salud donde encontrarás información para aplicar con tu familia.

Leonor Ordoñez

Author Leonor Ordoñez

More posts by Leonor Ordoñez